Un pajarito se ha metido por mi ventana

Pajarito

Suena el teléfono de mi casa a la medianoche, precisamente cuando A. y yo estamos a punto de dormir. A. me mira con cierto recelo, y, un poco en broma y en serio, me pregunta con voz celosilla ¿quién te llama a esta hora?

Yo no tengo nada que ocultarle, así que, molesto -no tanto por la llamada, sino por pensar que alguien me va a pedir algo a esta hora, porque nadie llama a la medianoche para desearte un lindo día- me levanto y me encamino hacia el bendito aparato, rogando que, al llegar, el impertinente haya colgado, aburrido de esperar que le contesten.

Reconozco en el teléfono el número de un buen amigo que vive cerca a mi casa. Le contesto. Apenas escucha mi ¿alo? se rie, con voz de pre-adolescente juguetón. Me dice no sabes lo que ha pasado, con un tonito autoburlón que me hace pensar que no es ninguna emergencia. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué me llamas a esta hora? es lo único que puedo maquinar como interrogante. Puta, un pajarito se ha metido por mi ventana, y luego silencio por unos segundos porque no entiendo nada. ¿Me llamas a la medianoche por un pajarito? Bótalo, no te va a hacer nada y él sí, pero no quiere salir, se está golpeando contra todas las paredes y no sé qué hacer, me anuncia mi compañero traumatizado a causa de un pajarito que no puede dormir, que no lo deja dormir a él y que ahora no me deja dormir a mí.

Es demasiado tarde para ponerse de mal humor por un pajarito. ¿Por qué no le pides ayuda a tu papá, o a tu hermano? le reclamo desde mi casa, donde, a pesar de que tenemos todas las ventanas abiertas, no existe ave alguna que haya decidido perturbar nuestro sueño. Es que todos están en la playa, por eso pues…se justifica Gonzalo. Ok, cierra tu cuarto, vete al cuarto de tus papas, duerme ahí y ya no jodas, y escucho la risotada de A. que, desde la otra habitación, se encuentra atentísima a toda la conversa porque soy demasiado flojo para agarrar teléfonos y por eso en mi casa solo los tengo con altavoz.

Alucina que se acaba de ir, finaliza Gonzalo y yo ahh, ok, entonces hablamos mañana, y le cuelgo el teléfono.

Al llegar a la cama A. y yo nos reimos tanto que me agito un poco y, aunque me estoy divirtiendo mucho bromeando sobre esta historia tonta, maldigo en secreto a mi amigo porque me ha quitado el sueño.

Al día siguiente, en la casa de A., me meto a la ducha a la fuerza. A. se molesta cuando es fin de semana y no me baño. Es una costumbre adolescente que me gusta guardar, que estoy seguro otros muchos lo hacen también.

Nunca me ha gustado bañarme en una ducha que no sea la mía, pero, en cuestión de segundos, me acomodo al espacio de A., que me regala un buen chorro de agua caliente.

En eso, A. pega un tremendo grito. Seguro ha encontrado una araña, pienso. ¿Qué pasó? ¿Por qué gritas? le comunico desde mi lugar con el chorrito delicioso, confiado en que no es nada grave y pensando en que, de ser algo grave -pero nunca tan grave, pues- me va a dar mucha flojera tener que salir volando de la ducha y abandonar este rico espacio caliente.

¡Una paloma! ¡Se ha metido una paloma! grita desquiciadamente A. y yo me cago de la risa desde la ducha y le digo ¡nos vino a buscar la mamá del pajarito! y le subo un poquito al agua caliente.

A. me pide ayuda. Me dice que salga de la ducha y le ayude a botar a la paloma, que se ha metido por sus ventanas enrejadas. Se enoja y dice está harta de esta casa donde todo el día encuentra arañas, hormigas, cucarachas, y ahora una paloma.

Le explico que es el costo de vivir en una casa antigua -sin quejarme, porque su casa me encanta- y A. se resigna convenciéndose a sí misma que es hora de comprar un departamente nuevo, nuevito, donde todo brille y se note que ha sido construído por uno de esos arquitectos tontorrones que están de moda.

Esa noche, solo en mi casa y extrañando a A., dejo todas las ventanas abiertas por si algún ave insomne desea visitarme.

18 Responses to “Un pajarito se ha metido por mi ventana”

  1. marte Says:

    los pajaritos son bellos, nunca entendi por q la gente les tiene tanto miedo, de chiquita una ves atrape uno y me dio pena su corazon latia a mil a si q lo solte y tambien llego por mi ventana, creo q asi llegan la mayoria, y otra ves uno llego y se quedo viviendo en la sala por dos dias por q nadie quria botarlo y la verdad creo q a el le gustaba, cantaba y tomaba aguita del caño.

  2. satelliteoflove Says:

    un amigo me dijo (mientras caminabamos por unas calles y viendo a las palomas caminando a nuestro costado como si nada, sin inmutarse) que las palomas se estaban humanizando y que ese el signo de que algo estaba ocurriendo. de hecho, le doy la razon.

  3. antiemox Says:

    ami me dan pena los pajaritos yo cuando paseo por la perla hay una zona donde siempre paso, una parte tranquila donde pasando un arbolito que da con la pista agacho la mirada y veo una horrible imagen, la de un pichon de cuculi aplastado en la pista, y 1 metro mas adelante la misma triste y macabra imagen otro pichonsito aplastado como una tortilla. Veo arriba y veo unos arboles muy lindos y pienso por que carajos nosotros los hombres tenemos que existir estamos jodiendo el mundo con nuestro avance y desarrollo anikilando seres inocentes que desde antes ya existian en este mundo.

  4. pachica Says:

    me hace pensar en canciones de sabina… sí, dejemos que todas las aves entren por las ventanas, también las de remedios varo

  5. Armando Says:

    Varias veces esas palomas c metian a mi casa porq yo d chiquito siempre las alimentaba , el problema era cuando cerrabamos todo , porq picoteaban las lunas jajaja , pero fuera d eso son animales geniales … Abrazos tio!!

    AD

  6. Ruido Pereira Says:

    una vez se metió una cucaracha a mi cuarto y me tuve que ir a dormir a la sala porke le tengo fobia a las cucarachas, dormí en la sala 3 noches seguidas pero al despertar de la primera noche encontré que habían restos de mora al lado de mi almohada, y yo no había tocado mora alguna, la segunda noche paso lo mismo, y yo consternado por el misterio de las moras decidí esperar a ver qué pasaba la 3era noche, cuando me di con la horrible sorpresa que afuera de mi jato había un árbol de moras y un maldito murciélago se metía por una ventana abierta y comia sus fucking moras al costado de mi cabeza.
    así que la próxima vez que quieras dejar abierta la ventana para que entre un pajarito, piénsalo 2 veces y asegúrate que en el exterior no haya un árbol de mora.

  7. frank Says:

    una vez tuve un pajarito al cual salve de una muerte segura, pues mi gato lo habia atrapado, todos los dias l alimentaba en su piquito y le daba agua con jeringa. hasta que crecio y cada vez que lo liberaba volvia a meterse a mi casa. siempre le gustaba dormir encima del televisor por su superficie caliente, pero un dia se hizo el 2 y justo su excremento cayo por una de las ranuras del televisor y lo malogro, se fue la imagen y el audio, el tv era casi nuevo y no sabia como repararlo, tu ve que desarmarlo y limpiar la pieza que habia embarrado, luego de unas horas felizmente se compuso solo.
    el pajarito con el tiempo se fue dando cuenta que su mundo estaba afuera en libertad, cada vez que lo dejaba volar prolongaba mas su retorno a mi casa, hasta que no volvio mas. fue una experiencia bonita para mi.

  8. isabel Says:

    antes se metian a mi cuarto y hacian su nido en una pequeña abertura de mi techo,ahora solo se meten cucarachas y arañas,jajaja.

  9. LC Says:

    1. marte: es que es raro, justamente, como un animalito que -en la calle, en el parque, en el jardín- puede estar a medio centimetro tuyo, se mete a tu cuarto o sala y plum, comienza a golpearse contra todas las paredes y hace que entremos en trompo.

    2. satelliteoflove: ¿en qué estaba tu amigo?

    3. antiemox: es una imagen triste.

    4. pachica: yo casi entrevisto a sabina una vez.

    5. Armando: las palomas son pajas.

    6. Ruido Pereira: me has hecho pensar sinceramente en tener siempre mis ventanas cerradas por la noche. en serio.

    7. frank: linda historia, eh

    8. isabel: aplica baygón, pe

    LC

  10. satelliteoflove Says:

    JAJAJA, no estaba en drogas, eso fue lo mas sorprendente. bueno me voy para la chamba. saludos y sigue escribiendo =)

  11. Bixente Says:

    Mi tortolita salió por la ventana:
    Era lunes y una de limpieza que me conocía por “ecolo” me trajo una tortolita atrapada en una trampa adhesiva para ratas (empresa alimenticia que no puede usar venenos). La despegué con sumo cuidado, aunque quedó discapacitada. Resumiendo, llegó el miércoles …entonces viré la vista y su cabecita me miraba como agradeciéndomelo. Me alejé para verla de cuerpo entero tras mis vídrios sobre la ventana (parte más alta) y a los 20 seg. dio media vuelta, levantó su cola y se lanzó al vacío. Salí del edificio, temiendo lo peor y no estaba.
    Las aves son símbolo de libertad y esta me enseñó que la ventana la decide uno mismo.

  12. Caramelo de Uva Says:

    Si ha pasado alguna vez en casa, creo que llego un chisco, pero igual lo dejamos ir.

  13. pachica Says:

    lc: deberías hacer un post de cómo fue ese “casi entreviste a sabina” y también deberías escribir más, que se te muere de inanición el elefante…
    a ver si un día tú me lees… salud!

  14. alicia c. Says:

    si, deberias escribir mas.

  15. Armando Says:

    Q bueno q escribis!!!!

    AD – SLash esta viejo y panzon

  16. elias j Says:

    dejar abierta la ventana debe ser como cuando pongo mi celular al lado de mi almohada, porsiakaso llame.

  17. Gab Says:

    Q loco tu amigo, llamarte xq un apajarito se metio a su cuarto!

    Siempre se paran pajaritos en mi ventana; pero no entran! A mi m ncantan los pajaritos.
    Pero hay unas palomas que joden toda la noche y la mañana en el techo, creo q hasta entran, porque al día siguiente encuentro plumas en mi puerta.

    Cuidado con al venganza de la mamá del pajarito xD
    Q a un amigo lo atacó una mamá pajarito sobreprotectora xD cuando mi amigo le tomó fotoa a un pajarito recién nacido.

  18. Alo Says:

    amo a los animales :)

Leave a Reply