Soñé con un gatito

Primera temporada, Uncategorized December 16th, 2010

gatito

Soñé que tenía un gatito o que quería un gatito o que un gatito llegaba a casa y era super bienvenido (o algo así).

Creo que fue el resultado de grabar tantos gatitos o de pensar como me encantaría tener un gatito cada vez que estoy en casa de alguien que tiene uno o en cada ocasión que una persona me habla entusiastamente de ellos.

Me parece que el gato con el que soñé (o con el que creo haber soñado, porque escribo esto recién despierto y cada minuto que pasa se me van borrando imágenes, sensaciones, olores del sueño) era Wanda.

Wanda es, en realidad, una gata. Su nombre me parece genial, suena a dibujo animado de super heroína ochentera o a nombre de vocalista de banda de girl rock noventas.

La verdad es que me he pegado con su nombre porque su dueña se llama Wendy, y me parece genial que la gata de una persona de nombre Wendy se llame Wanda.

En general, me pego mucho con los nombres curiosos, ingeniosos, divertidos. El nick de mi amigo Juan Pablo (el que me introdujo al mundo maravilloso de la imagen instantanea) es dadodedos. Siento que es una de esas palabras que jamás olvidaré, y eso es paja.

Es como lo que el otro dia conversaba, no recuerdo con quién. Hay discos que te cambian, literalmente, la vida, y estarías dispuesto a escucharlos cada vez que los encuentras entre tu colección de CDs, o vinilos o mp3.

(Una persona que no ama la música como yo o que le sirve simplemente de distracción no entenderá esto. No importa, estoy seguro que tienen otras pasiones).

Hay otros discos que sirven para pasar el rato, y, bacán, los escuchas, porque es divertido pasar el rato.

Hay un tercer grupo de discos que ni siquiera sirven para eso. Los escuchaste una vez y ya. No harías nuevamente el esfuerzo de darles play.

Es como las películas. Para mi una buena película es la que me da ganas de recomendar a todo el mundo apenas la termino de ver. La que me deja sentadito en el asiento, mientras pasan todos los créditos, pensando que linda película (momento que se arruina cuando los hijodeputas de los multicines deciden que ya es hora de prender la luz y desalojar la sala).

Y más bla bla bla.

Me encantaría tener un gato. Ya en este punto, y por escribir sobre otras cosas, creo que he olvidado esos pequeños momentos dentro de un sueño que apenas te despiertas te cautivan (y que quisieras te acompañen todo el día, o, quién sabe, toda la vida).

Leave a Reply