El del 201 está muerto

Posted by LC on August 18th, 2013 filed in Uncategorized

Converso por teléfono con L., camarógrafo y compañero de centenares de travesuras televisivas.

A pesar que ya no trabajamos juntos, guardamos la costumbre de llamarnos algunas varias veces a la semana simplemente para decirnos “¿En qué andas?” (que debe ser uno de los máximos signos de confianza con un amigo o compañero: “Solo llamo para decir hola y saber cómo te va”).

Continúa leyendo.

Mis pezweones

Posted by LC on August 5th, 2013 filed in Uncategorized

1. 25

Hoy cumplo 25 años. Como auto-regalo, voy temprano a la Av. Wilson con mi amigo Martín -cuya cabina de internet se ha convertido en mi segundo hogar- para comprar (“armar” es el término correcto) mi primera computadora propia.

Estoy obsesionado con iniciar un nuevo proyecto: un videoblog, y por eso he renunciado a los dos trabajos que significaban mi único ingreso.

Continúa leyendo.

El celular de Henry

Posted by LC on August 1st, 2013 filed in Uncategorized

Me compro un RPC para mantenerme en contacto con todos los compañeritos.

Barato, no más. Adquiero el Nokia más sencillo (linternita) y el plan RPC ilimitado más económico.

De pronto, cada conversación telefónica se convierte en un “¿tienes RPC? ¿Sí? Ya, te llamo desde mi RPC” y así, poco a poco, la agenda se va llenando.

Continúa leyendo.

Broder, ¿dónde está mi S4?

Posted by LC on July 13th, 2013 filed in Uncategorized

Historia, s4

Llego temprano a una de mis universidades favoritas. Poca gente lo sabe, pero antes de ingresar a la Universidad de Lima me presenté a esta (y no la hice).

Estoy entusiasmado porque formaré parte de un taller de introducción al Stand up comedy (que en realidad está dirigido a estudiantes, pero son tan buena gentes conmigo que han dejado que me cuele).

Continúa leyendo.

Soñé con un gatito

Posted by LC on December 16th, 2010 filed in Primera temporada, Uncategorized

gatito

Soñé que tenía un gatito o que quería un gatito o que un gatito llegaba a casa y era super bienvenido (o algo así).

Creo que fue el resultado de grabar tantos gatitos o de pensar como me encantaría tener un gatito cada vez que estoy en casa de alguien que tiene uno o en cada ocasión que una persona me habla entusiastamente de ellos.

Continua leyendo esta historia »

#Yoconfieso

Posted by LC on September 18th, 2009 filed in Primera temporada, Uncategorized

Tweetdeck

Que soy un muchacho sensible (suena a cliché pero es cierto, y es jodido empezar esta serie de confesiones diciendo soy un muchacho sensible, pero es cierto). Que me conmueve viajar en combi con viejitas que le preguntan cada cinco minutos al cobrador ¿falta mucho para…? porque me hacen recordar a mi abuela y me dan ganas de decirle, sonriendo, oe Ita, ya no jodas, yo te voy a avisar cuando lleguemos. Que, a veces, los días soleados me ponen de buen humor -sobre todo si llegan con un ligero airecito helado- a pesar que odio el sol, el calor, la playa y todo lo que se le parezca. Que he encontrado algo que me pone de buen humor en las mañanas: ver videoclips en VH1 mientras me divierto en la computadora y tomo cacao orgánico. Continua leyendo esta historia »

La bailarina y el renegón

Posted by LC on May 25th, 2009 filed in Primera temporada, Uncategorized

Chocolate

Me he dado cuenta que ultimamente reniego de todo. B me cuenta que fue a un bar y encontró una mujer felizmente embarazada (y muy próxima a dar a la luz). La mujer bailaba como una demente y, a pesar de tener una gran carga en su vientre, parecía hacerle feliz hacer a su marido feliz. B se le acercó en el baño y le dijo tú debes amar a tu esposo, no? y la mujer -enamorada, extasiada por el baile y seguramente sobando orgullosamente su pronunciado vientre- le respondió que sí, que amaba a su esposo, que él había tenido muchas ganas de bailar y no quería desilusionarlo.

¿De qué sirve que estén felices bailando en ese bar de mierda si es muy probable que se divorcien un par de años después que tengan al hijo? respondió el aguafiestas que llevo dentro. Está bien, pues. Que vivan el momento. Nadie se muere, finalmente, de un divorcio se defendía rapidamente B, que, de hecho, se había quedado enamorada de la imagen de la bailarina embarazada.

Continua leyendo esta historia »

Recuerdos de un evasor de impuestos

Posted by LC on April 26th, 2009 filed in Primera temporada, Uncategorized

Cassette

Recuerdo que cuando tenía 16 años, el Chino Hamann me regaló su tinte de pelo color rojo. Se llamaba Punky Colour y tenía un olor riquísimo. Lo compró en El Hueco, una tienda de discos que quedaba frente al centro comercial Camino Real en donde, a veces, nos gustaba andar. No recuerdo cuantas veces me tení el pelo de rojo, pero registro claramente como algunas personas en la calle se burlaban de mi. Extraño el olor de ese tinte. (Hamann también me regaló mi polo favorito de Ramones, que mi mamá ha tratado de echar a la basura al menos unas 10 veces y que aun logro conservar).

Continua leyendo esta historia »

Un disco de fotos

Posted by LC on April 9th, 2009 filed in Primera temporada, Uncategorized

Disco de fotos

En medio del aburrimiento, abro mi closet en busca de algún DVD o VHS interesante (me faltan pasar muchos VHS a DVD, pienso). Abro el primer cajón, donde archivo una serie de discos con documentos, o mi versión de eso, y encuentro un DVD que dice Backup fotos 1, 2 y 3. Recuerdo inmediatamente la época en la que me obsesioné por tomar fotos. Me había comprado una Sony Cybershot y disparaba tanto que prácticamente podía armar secuencias animadas de muchos eventos y momentos x.

Saco el disco, lo llevo a mi sala y lo coloco en mi DVD player, que lee archivos jpg, y me echo en mi sofá rojo.
Continua leyendo esta historia »

Al teléfono con Mariana

Posted by LC on April 5th, 2009 filed in Primera temporada, Uncategorized

Chanchito

Se desarrolla la siguiente conversación telefónica.

-¿Alo? ¿Cabina? (responde una voz seria).
-Hola, qué tal. Quería comunicarme con Mariana…
-Ella está en programa. Está ocupada…
-Ahh. Bueno, lo que pasa es que me comuniqué con N. y me dijo que Mariana podía contestarme en este teléfono.
-Ahh, ya. Un ratito.
Continua leyendo esta historia »