Buenos días, buena suerte

Primera temporada, Uncategorized November 26th, 2008

Osito

I.
Salgo de casa apurado por la mañana. Para variar, voy a llegar tarde a una entrevista. Mientras corro las tres cuadras que separan mi casa de la avenida pienso en alguna buena excusa. Disculpa, se me hizo tarde, es la primera. Demasiado cojuda, pienso. ¿Qué carajo significa se me hizo tarde? Nada. Significa sorry, me quedé hueveando. Super antiprofesional. Y yo debo dar la imagen que soy un profesional, pienso, mientras me rio de mí mismo y reniego porque me acabo de bañar y ya estoy sudando por salir tarde y tener que correr hacia la avenida. Discúlpame, me perdí. Hace tiempo no venía por aca, se me ocurre decirle al actor al que tanto he jodido por una entrevista y ahora hago esperar. No, pues. Él sabe que amo Barranco y va a sonar recontra fake si le digo me perdí. Mal. En eso, ya pensando en profesionalismo, recuerdo que, las no pocas veces que me han entrevistado a mí, los periodistas -haciendo gala de la profesión- han llegado siempre tarde, re-tarde. Mil disculpas, nos demoramos en otra comisión, se excusan siempre. Y ahora sé que lo que tengo que decir es discúlpame, Javier, se me hizo tarde en otra entrevista y asunto arreglado.

Parado ya en la avenida, esperando una combi a Barranco que pasa cuando realmente le da la gana, empiezo a escoger lo que escucharé en mi corto viaje inter-distrital. En eso, siento que alguien me llama por mi nombre. Levanto la cabeza y se detiene exáctamente frente a mí una combi, de la linea que va a Barranco, con el cobrador -para variar- con medio cuerpo colgando en el aire que me dice habla. sube, sube, y yo, no sé por qué, decido subirme.

Sentado ya cómodamente viajando al ritmo cumbiero de La Nueva Q, el señor cobrador me habla como si me conociera de toda la vida -me pregunta cómo me va, cómo pasé los feriados largos- mientras yo pienso lo mal que estoy quedando porque, probablemente, nos hemos conocido en algún otro lugar y no lo recuerdo. Y lo peor es que va a llegar el momento en que se de cuenta que, efectivamente, no tengo idea quién es y me regale el odioso cómo ¿no te acuerdas de mí? y me voy a sentir incómodo.

El encargado de las cobranzas de este vehículo de transporte público me entrega un boleto, a pesar que no le he pagado. Saco una moneda de mi bolsillo, se la extiendo y él me mira con cara de que estoy cometiendo un error. Tas loco, me dice, ¿vas a Barranco? y yo sí, a la plaza, y él no te preocupes, cholo. Va por mí. Ayer me he cagado de risa viendo el video de la chata esa Natalia, la del canal 6. Ta fuerte, ahh, se ríe, y ahora entiendo todo. Oye, muchas gracias, le digo. Nada, brother, todo bien. Más bien ¿no tienes unos stickers por ahí? me pregunta. No. Se me acabaron ya. Sorry. Y él me mira con cara de que me entiende y se pone a cobrar a los demás pasajeros.

Luego de unos minutos, llego a la plaza de Barranco y, antes que le avise -que le recuerde- que voy a bajar, el cobrador le dice al chofer John! Bajan en la plaza! y le extiendo la mano a este tan amable caballero que me ha dado el regalo más bonito que me han dado en mucho tiempo. Y solo ha costado un sol.

II.
Amanezco con una alergia terrible dentro de un avión. Me he despertado al menos unas tres veces durante la madrugada debido a las turbulencias, que me aterran y que son lo peor de un aburrido viaje de 5 horas a Miami. Antes de salir del aparato volador, visito el baño para coger los últimos pedazos de papel higiénico que evitarán que se me caigan los mocos.

Salgo del avión con cara de haber dormido mal, jalando mi maletita roja de mano y deseando no tener que pasar por los odiosos trámites de migración y aduanas, que son realmente una tortura.

Hago mi cola en migraciones. Los residentes a la izquierda. Los visitantes a la derecha, grita una señorita, en una esquina del gran salón, que debe estar harta de poseer el trabajo más aburrido del mundo (cuyo climax es, quizá, en el momento que alterna el mensaje al inglés: residents to the left, visitors to the right).

He llenado los formularios de mala gana, con una letra que comunica desinterés, flojera, pensando que es probable que un día un oficial de migración se moleste conmigo y me diga -en inglés- pedazo de pelotudo, no entiendo un carajo de su letra. Vuelva a llenar la documentación.

Otra señorita, que se pelea el puesto de trabajo más aburrido del mundo con la que anuncia izquierdas y derechas bilingues, pasa al lado de nuestra fila, alternando en inglés y español la pregunta ¿documentación llena? y solo basta decirle sí, o que uno asienta, o, en el caso de los más apáticos, mirarla seriamente sin decirle nada para que ella entienda que sí, que uno tiene la papelería llena o que no quieres que nadie, a esta hora de la mañana, te moleste con preguntas tontas, que tendrían, en el peor de los casos, respuestas tan tontas como no, señorita, no tengo la documentación llena. Estoy haciendo cola para comprar pan. ¿No es esta una panadería?

Un oficial negro, de esos oficiales con cara de buena gente, pasa a mi lado y, serio, me pregunta -en inglés- ¿de dónde es usted? y yo, pensando en que me bromea porque es obvio que este avión viene de Perú, le respondo de Perú, oficial. Entonces el tipo se caga de la risa y me dice ¿de Perú? No, tú no eres de Perú. Y yo claro que sí, oficial, soy de Perú y él -siempre en inglés- tú me estás bromeando. Tú no pareces de Perú. ¿No eres de Inglaterra? y yo, ya en confianza, me cago de risa y le digo no, oficial. Soy de Perú. Entonces el tipo empieza a gritar -en tono juguetón- Jerry, Jerry, revisa bien a este chico, que dice que es de Perú. Yo no le creo. Y Jerry, lindo nombre, el oficial que me va a atender cuando termine esta odiosa fila, todo gringo él, no se rie, mantiene la seriedad de un verdadero oficial de migración que tiene el poder de, si le caes bien, si le caes mal, dejarte entrar o no a los Estados Unidos.

El tipo me sigue molestando, en buena onda, y me pregunta ¿tú papá de donde es? y yo respondo de Perú. ¿Tú mamá de dónde es? y yo, nuevamente, de Perú y él, otra vez, ¿en verdad? tú no pareces de Perú. Ahora yo, ya con ganas de terminar el chistecito pero igual cagándome de la risa, le pregunto ¿y cómo cree usted que debería verme, oficial? y el tipo me mira con cara de tipo listo y me dice, sin dudarlo, like him (como él) y señala a un señor moreno que hace cola atrás mío, entonces pienso gringo racista y maleducado, pero no le digo nada y me rio como él, es decir, como un gran tonto, ante sus chistes, y como soy el próximo de la fila me despido, diciéndole hasta pronto.

El oficial de migración me atiende como todo un caballero, sella mi pasaporte y me deja ingresar. Cojo mi maleta roja, le digo muchas gracias, buenos días y avanzo hacia aduanas.

III.
Suena el timbre de mi casa muy temprano. Miro mi celular. Son las 8 am. Pienso en que voy a mandar al diablo, amablemente, a la inoportuno personaje que haya interrumpido mi sueño, ya que odio despertarme a timbrazos.

En pijama, despeinado y seguro con legañas, abro la puerta de mi casa y me encuentro a un empleado de la empresa de electricidad -casco incluído, como si estuviese en medio de una peligrosa hazaña- que me dice buenos días, señor, vengo a cortarle el servicio eléctrico por falta de pago y yo, para adentro -pero para afuera un poquito, también- conchasumadre, me olvidé que hoy es 6. Y así, medio dormido, despeinado, con legañas en los ojos, y con un señor con casco en la puerta de mi casa, recuerdo como un flashback que la última vez que me cortaron la luz se demoraron todo un día en reconectarla y ahora -ahora sí, para adentro- pienso ni cagando y le digo al señor caballero, sé que no he pagado a tiempo, pero voy en este momento a cancelar mi deuda y el tipo me mira con cara de ya, pero cómo es, pues y me da un poco de pena porque de hecho debe ser jodido tener como trabajo despertar a las personas para anunciarles hola, vengo a cortarte la luz, imbecil entonces le digo señor, mire, no me demoro ni 20 minutos y él, nuevamente, me mira con cara de ya, pero cómo es y ahora le digo un ratito y voy por un billete de 10 soles que le entrego al señor de casco para que se compre su desayuno.

El tipo me mira con cara de agradecimiento, no sabe que yo le agradezco más, se pone seriecito-buena-gente y me dice señor, está bien, yo lo espero, pero que esto quede entre nosotros, porque abajo está mi supervisor y no quiero que esto me afecte, y yo, caballero ¿cómo le va a afectar? espéreme solo un ratito.

Salgo de mi casa y no hay ninguna movilidad de la compañía eléctrica y ahora entiendo que el solitario caminante con casco me metió ese floro para no sentirse mal por recibir la propinita. Tomo un taxi, llego al local de Luz del Sur, efectuo mi pago en cuestión de segundos -literalmente segundos, y mientras pago me prometo regresar cada mes a efectuar mis pagos puntualmente, total, son segundos- y regreso en combi a casa.

Llego a la puerta de mi casa y encuentro al señor del casco sentado en la puerta. Tiene a su lado una botella de Inca Kola de 3 litros, una bolsa de pan francés, un tamal, unas rosquitas. Está tomando desayuno en la puerta de mi casa mientras lee el diario Ajá (que trae una linda foto de una linda congresista en la portada). Lo saludo, le digo provecho y le explico que ya cumplí con pagar mi deuda. Le agradezco por su compresión y le digo buenos días. El señor se quita el casco, me sonríe y me dice buenos días, buena suerte, y subo a mi casa porque solo de ver su desayuno ya me cago de hambre.

21 Responses to “Buenos días, buena suerte”

  1. Phaqhalli Says:

    Por que no pagas con credit card, pago automático.

  2. jessica_jelos Says:

    comprobado spencer eres famosisimoo! yo tambien quiero unos stickers! 8)

  3. sonqo_sua Says:

    Me llegó al pincho el gringo de la aduana USA, en verdad, me recontrallegó. Fué inteligente no responderle, aunque si hubieras respondido, no hubieras sido tú.

    Tú no eres así. No cuando no eres “periodista”

    Saludos, buen post.

  4. abel arturo bendezu poma Says:

    Claro , es verdad los inoportunos de la luz siempre joden a la hora menos pensada, me gusto la historia y me parece que tienes un estilo narrativo muy definido y que vas directo al grano ;locuaz y directo
    saludos LC y estaan chvre los post .

  5. isabel Says:

    cosas de orinoko,cosas del orinoko,k hariamos sin ellas.
    Palmas :D

  6. crackmen Says:

    Hola, tus entrevistas y tus videos la verdad que no me gustan para nada ( salvo los entrevistados ) pero como blogger y redactor me quedé fascinado con tus posts, suerte en todo y a pesar de tus patinadas ( de lo que redactas en tu blog ) creo que eres un buen profesional, saludos.

  7. Jmc Says:

    Oe Luis,
    Buena!! es realmente interesante y entretenida la forma como cuentas las cosas. Uno se mete en la historia y queda practicamente mesmerizado en cada palabra que escribes.
    Buena !!
    pd. Ese Zamborja de migraciónes cretino marika, seguro que en el cole lo gomeaban por oscuro y ahora se trata de sentir mejor mofandose de cuanto latinoamericano puede.
    Sucio perro!
    Saludos una vez mas
    Jmc.

  8. Patrice Says:

    Tu elefante blanco ha sido una gran compañía para mi solitaria borrachera con Pilsener…q cojudez, pero me la pasé bien.

  9. Armando Says:

    Hay q pagar por internet pes!!

  10. jorge ureta Says:

    Elija el mejor producto audiovisual de la blogosfera 2008:

    http://libertadperiodistica.blogspot.com/2008/12/elija-los-mejores-productos.html

  11. kevin kendall Says:

    me llega el racismo!! pero que se va a hacer pues!

  12. Oprah Winfrey Says:

    Sólo 11 comentarios????

  13. Roz Says:

    Dentro de todo,
    tuviste suerte en las tres situaciones.
    Amenas situaciones.

    Saludos veraniegos.

  14. Ivan Coronado Says:

    Hola a todos los blogger del peru y del mundo soy ivan coronado de piura y es la primera vez que puedo leer este tipo de blogs k son cheveres y k cuentan historias reales por personajes reales, me estoy animando a crearme uno porque yo tambien escribo y pues tengo muchas ganas de hacerlo. Les recomiendo este blog de elefante blanco y la habitacion de spencer estan cheverisimos. gracias y respondame algo si kieren a mi mail. chau nos vemos.

  15. Mars* Says:

    times of trouble-temple of the dog

  16. xavixo Says:

    q chvr tu blog LC muy buena esta
    buenos dias buena suerte!

  17. Morgana Says:

    Solo para que sepas que te he leido…inspeccionemos que mas hay por aca.

    P.D: Tambien quiero mi sticker

  18. marieli Says:

    Que cosa porlo menos se me quito el aburrimiento tan grande que tenia ligado con depre

  19. Gab Says:

    Buenísimoo!

    Debes escribir un libro con todas esas historias…
    Q fregado el de migración, detesto tanto a esa gente! x3 perO solo te quedo seguirle la corriente…

    Quiero mi stickeeeeeer!!

  20. martin Says:

    Buenas historias , facil podrias escribir un libro.

  21. bri Says:

    oh! por Dios!!! es que no tiene nada importante qué escribir? pura basura………le cuento que estaba deprimida y ahora con esto creo que me voy a internar…….. lástima del nombre de la website…. esto va por los elefantes!!!

Leave a Reply